…No sólo se dispone el espíritu a su propio tráfico y compraventa en el mercado, reproduciendo así, él mismo, las categorías sociales dominantes, sino que, además, se va asemejando objetivamente a lo dominante incluso en los casos en que, subjetivamente, no llega a convertirse en mercancía. Las mallas del todo van enlazándose, cada vez más estrechamente, según el modelo del acto de trueque…


AHHHHHH, MI ULTIMO TRABAJO “LA MUELTE QUE VIO MANUEL MACIA”. ESPERO GUSTE….. Al eltemu y al diva nos rapaseinbles, nua tienlasdosin ed nemara tastindis. Doto o dana es contenvier ne ese teen dobinacom euq se al elmute y al davi. Nos parainsebles. Numael ciama ol besa enib, on deepu logarne…, le al ah tovis. Taes zapie se le nisodo ed us sionvi ficasitame o taficasipe, moco es prerafie.


“Quien se propone la tranquilidad de espíritu tiene que ocuparse de muy pocos asuntos, tanto a título particular como en cuanto ciudadano; no debe emprender nada que supere sus fuerzas y su naturaleza; debe mantenerse alerta a fin de ignorar la fortuna, incluso cuando le es hostil y parece arrastrarle irresistiblemente; en fin, no debe ligarse más que a aquello que no supere sus fuerzas; la carga que soportan nuestras espaldas es mejor que sea poco pesada a que sea fácil de llevar”

DEMOCRITO DE ABDERA (460 A.C-370 A.C)